EL MEJOR PLUMÓN DEL MUNDO

Existe un tipo de plumón o duvet que es único en el mundo por varias razones. 

Lo primero a destacar es que ese plumón es la excepción que confirma la regla. Por un lado, sabemos que el mejor plumón es el que proviene de ocas o gansos adultos (los patos son más pequeños) que son de mayor tamaño y que por lo tanto desarrollan un plumón grande que es lo que determina la capacidad térmica final de la prenda. Por otro, también hemos comentado que el plumón blanco, aunque no se diferencia en calidad del oscuro, es más apreciado porque mantiene la uniformidad de color en la prenda sin que se vean manchas oscuras que a nivel estético pueden gustarnos menos.

Pues bien, el mejor plumón del mundo viola todas esas reglas ya que procede de un pato pequeño y de color oscuro. 

Os presentamos al pato Eider. 

La primera característica que lo hace tan especial es su gran capacidad térmica ya que alcanza el valor de 900 en la escala CUIN. 

Esa escala es la que mide la capacidad de relleno y volumen que tienen los plumones. No hay un plumón en el mundo que de un valor más alto. Con nuestro edredón nórdico de duvet de pato Eider conseguiremos una temperatura de confort óptima mientras dormimos con la máxima ligereza. Sólo con  80 o 100 gramos sería suficiente en ambientes de entre 16 y 18 grados.

 Por lo tanto sus propiedades a nivel térmico son inigualables, además de su elasticidad y la cohesión entre los filamentos.

 La segunda característica es su escasez lo que lo convierte en duvet muy exclusivo. Sólo procede de Islandia ya que estos patos vuelan hasta allí a poner sus huevos y son los granjeros de la zona los que preparan los campos con agujeros en el terreno para que los patos hagan allí sus nidos. Cuando las crías han nacido, los propios granjeros recogen a mano las plumas para un primer lavado y posterior proceso de higienizado. Es un proceso sin apenas interferencias humanas, en el que además el pato Eider no ha sufrido ningún daño ni maltrato. Y esa misma es su tercera característica, la sostenibilidad de la especie y la ausencia de criaderos lo que hace de su proceso algo totalmente natural y ecológico.

El plumón del pato Eider es el único que se obtiene de un animal vivo ya que son ellos mismos los que se arrancan del pecho los plumones cara formar los nidos y dar calor a los huevos de los que pronto nacerán sus crías.

Todo ello hace que el plumón del pato Eider sea muy apreciado y que su precio no esté al alcance de cualquier bolsillo. 

El edredón nórdico que se elabora con ese duvet está fabricado con tejidos de algodón Nano Batistas de 350 hilos lo que lo convierte en la ropa de cama más especial y exclusiva.

Si está interesado en más información sobre este edredón nórdico tan especial no dude en contactarnos.