ORIGEN DEL TÉRMINO “NÓRDICO” Y DEL USO DEL DUVET

Todos utilizamos el término “edredón nórdico” para referirnos al relleno de fibra o pluma que introducimos dentro de un saco de tela, también llamada funda nórdica para protegernos del frío... pero, ¿sabemos de donde viene la palabra “nórdico” y cuál fue el origen del uso del plumón o duvet?.

 

La palabra deriva del término “Norden” utilizada en las lenguas nórdicas y que significa exactamente “las tierras nórdicas”.

 

Estas tierras las forman la península Escandinava (Noruega, Suecia y Finlandia), Dinamarca, Islas Feroe, Islandia y Groenlandia.

 

Se caracterizan por una baja densidad de población, menos de 30 millones de habitantes en toda la zona, y por unas temperaturas frías en extremo que les obligaba en el pasado a utilizar materiales como pieles de animales, lana y algodones hasta que empezaron a utilizar las plumas de las aves que habitaban en las zonas.

 

Descubrieron que su plumaje les aislaba mejor de la humedad exterior y mantenía por más tiempo el calor corporal dentro de la cama. También los llegaron a utilizar en la base de la cama, lo que luego ha dado origen a los topper o sobrecolchones. 

La calidez y el aislamiento era mejor que el de cualquier otro material y ese uso llegó hasta nuestros tiempos.

 

Por lo tanto fue en estas tierras donde surgió el término “edredón nórdico” apelando al lugar donde se empezó a utilizar. Así que el origen del uso del edredón nórdico deriva de la tradición escandinava siendo los pueblos del norte de Europa los que comenzaron a extender su uso introduciendo plumas en sacos de tela que poco a poco fueron mejorando hasta las calidades que conocemos en la actualidad.

 

De hecho, fue en el siglo XVII cuando un escritor inglés, Thomas Nugent, documentó por primera vez el uso de estas prendas en las tierras del norte pero no fue hasta la segunda mitad del siglo XX cuando se empezó a introducirse en Europa a través de Gran Bretaña. Paulatinamente, su funcionalidad y estilo moderno, hizo que se extendiera por el resto de Europa hasta nuestros días. 

 

El edredón nórdico sigue en auge y cada vez más consumidores optan por este estilo de ropa de cama que se adapta a la perfección a la vida moderna.